▷ 8 Mitos del Corredor Que No Conocias Hasta Ahora | Decoasports
La valoración de los visitantes
[Total: 0 Average: 0]

En el ámbito del running abundan las falsas creencias o mitos que, en algunos casos llegan a lo gracioso. Pero algunos de estos mitos pueden llegar también a poner en riesgo el rendimiento que se desea y la salud misma.

Lo ideal es conocer esos mitos o falsas creencias para llegar a ser un corredor en las mejores condiciones físicas y mentales. Por tanto, lo mejor es despojarse de estos y avanzar por un camino más certero con el apoyo de las mejores recomendaciones y acertados consejos.

¿Cuáles son esos mitos?

Para cada una de esas falsas creencias hay siempre una respuesta verdadera o una observación pertinente. Y deben tenerlo muy en cuenta quienes aspiran a obtener o gestionar becas en alguna de las más prestigiosas universidades de Estados Unidos, gracias a empresas especializadas, como Decoasports.

Desde un principio, empresas como esta son las que ofrecen la mejor asesoría y las gestiones adecuadas para que todo corredor pueda alcanzar sus metas en lo académico y en lo deportivo en la universidad estadounidense para la que califique o escoja.

Entonces, ¿cuáles son esos mitos que deben conocerse y ser superados para alcanzar el mejor rendimiento y en las mejores condiciones físicas y mentales?

  1. Para entrenar no debe correrse en asfalto. No es así, porque suficientes estudios biomecánicos han demostrado que la diferencia del impacto sobre hierba o tierra es muy poca en comparación con el asfalto.

En terrenos de mayor dureza, instintivamente se busca suavizar el impacto de manera que termina siendo el mismo que sobre un terreno más blando.

  1. Si es con zapatillas ligeras, siempre será mejor. Se insiste en que todo runner debe siempre llevar unas zapatillas poco pesadas y que otras de mayor peso comprometen la estabilidad y el control al pisar.

Pero hay otros factores de más importancia en este aspecto y por eso en muchos casos es recomendable más bien usar plantillas de silicona para los entrenamientos y no usarlas durante las competiciones.

  1. El estiramiento es obligatorio antes de entrenar. Y debería ser todo lo contrario: realizar los estiramientos después de entrenar. No es conveniente hacer estiramientos con la musculatura fría, ya que se corre el riesgo de lesiones.

Esos estiramientos también pueden realizarse durante o después de la ducha, sobre todo si se ha tomado una ducha con agua caliente.

  1. Calentar mucho antes de la competición. Nunca debe olvidarse que realizar ejercicio es una forma de adiestrar el cuerpo, pero también de cuidarlo, sobre todo si se aspira a ser un atleta de alta competición.

Realmente, no es nada recomendable calentar mucho y menos aún en el caso de quienes van a correr un maratón. En este caso, un calentamiento ligero es lo ideal, porque se irá complementando gradualmente en el transcurso de la carrera.

  1. Desayunar más de lo acostumbrado el día de la carrera. Más bien conviene que unas comidas más abundantes se hagan el día anterior a la carrera, puesto que serán estas las que aporten una mayor reserva de glucógeno en los depósitos de la musculatura.

El día de la competición conviene un desayuno ligero y con eso se puede evitar cualquier tipo de malestar gastrointestinal. En realidad un desayuno abundante el día de la competición no servirá para esa reserva de glucógeno que se necesita.

  1. Como luego se quema, el corredor puede comer todo lo que quiera. En el mundo del deporte en general suele tenerse como muy cierto este mito. Pero está comprobado que todo buen atleta debe tener como principio una dieta equilibrada y mucho mejor si es recomendada y supervisada por un especialista en nutrición.

El atleta de alta competición quema más calorías y por eso debe comer más, pero por esa misma razón su dieta debe incluir todos aquellos nutrientes que el organismo necesita y no un exceso de calorías, como las que proporcionan las bebidas alcohólicas y los dulces de todo tipo.

  1. La mente lo es todo. Nada más falso, ya que si bien es cierto que una actitud mental positiva es indispensable, de nada sirve si no se entrena lo suficiente y de la manera adecuada.

El estado ideal de un corredor o atleta de alta competición es la coordinación perfecta entre un buen entrenamiento y una disposición mental favorable al éxito y al logro de las metas que se plantean.

  1. Las grasas no son buenas para los corredores. En toda alimentación sana y equilibrada se debe incluir las grasas, pero depende de cuáles se consumen.

Para un corredor y para todo ser humano en general, las grasas que deben consumirse son las provenientes de los frutos secos, los pescados azules y las que encuentran en aceites como el de oliva.

Sí son perjudiciales las llamadas trans y las refinadas, porque terminan por generar diversos problemas en el organismo, que para nada convienen a un corredor.

Si se consigue derrotar o echar a un lado estos 8 mitos o falsas creencias, es mucho lo que puede lograr un corredor con condiciones innatas bien desarrolladas y con la alimentación y el entrenamiento adecuados a sus propias características personales.

¡Entérate de las últimas novedades sobre becas en USA!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo noticias relevantes sobre Decoasports.

Política de Privacidad

¡Te has suscrito correctamente! Gracias por confiar en Decoasports.