Consejos para mantener tus rodillas sanas | Decoasports

Cuando realizas cualquier deporte o actividad física de forma periódica, tienes mayor probabilidad de sufrir una lesión. Por tanto, es fundamental que trabajes la mejor forma de prevenirlas. Las probabilidades de sufrir lesiones en cualquier parte del cuerpo son altas, sin embargo, siempre es posible evitar posibles traumatismos.

Una parte del cuerpo que suele desgastarse con frecuencia, debido al impacto que sufren en cualquier actividad o deporte, son las rodillas. La forma como están diseñadas las hace sensibles al deterioro y dolor. No sólo tienen que soportar todo tu peso, sino también la fuerza adicional que empleas al saltar o correr.

Cómo evitar posibles lesiones en las rodillas

Como ya se ha mencionado, las articulaciones suelen dar problemas cuando no se cuidan debidamente. Así que, si quieres evitar situaciones que pueden influir en tu futuro deportivo y, más importante aún, mantenerlas sanas, lo mejor es que sigas las siguientes recomendaciones:

  • Haz ejercicios de calentamiento. Antes de realizar algún deporte, correr o hacer ejercicios, debes calentar apropiadamente. El objetivo es que puedas entrar en calor más rápido y, a la vez, puedas conseguir que tus músculos y ligamentos estén más relajados. Si calientas como debe ser, también vas a aumentar el flujo sanguíneo y reducir la presión o tensión que ejerces sobre sobre ellas y, por ende, vas a contribuir que se mantengan sanas. En caso contrario, lo más seguro es que terminen sufriendo. No olvides terminar la actividad física que vayas a realizar con estiramientos suaves que alivien la carga.
  • Usa calzado adecuado. No cometas el error de usar cualquier calzado cuando vayas a correr o practicar alguna disciplina deportiva. Aunque te suene irrelevante, lo cierto es que el impacto de los pies sobre el suelo repercute en tus articulaciones. En este sentido, lo ideal es que escojas zapatillas de acuerdo a la forma cómo pisas. Por ejemplo, si tiene pie cavo o eres supinador, necesitas unas zapatillas que amortigüen y estabilice correctamente tu columna. Si tienes pie plano o eres pronador, necesitas zapatillas que protejan tus tobillos y rodillas.
  • Aprende a entrenarte. Si estás practicando atletismo, debes aprender la técnica correcta para correr. A medida que vayas progresando en los entrenamientos, mejora tu técnica. Debes saber cómo disminuir cualquier molestia que se presente antes, durante o después de los entrenamientos. Y si no sabes, consulta con un entrenador.

  • No te extralimites en los entrenamientos. Es cierto que el cuerpo es una máquina, por decirlo así, pero no por ello te vas a exceder en los entrenamientos. El cuerpo habla, es decir, te avisa cuando algo anda mal. Cuando percibas el más mínimo aviso o malestar, escúchalo. Lo más recomendable es que pauses de vez en cuando y descansen el tiempo que sea necesario para que puedas tener una correcta recuperación muscular.
  • Realiza ejercicios de equilibrio o coordinación. Este tipo de ejercicios, mejor conocidos como propiocepción, son ideales para fortalecer las articulaciones o cualquier otro parte del cuerpo, porque logran producir estímulos externos que benefician los reflejos musculares. Así que vale la pena que trabajes la estabilidad y movilidad con algunos ejercicios suaves que puedes ir aumentando en dificultad a medida que progreses. Uno de ellos consiste en sentarse sobre un Fitball, apoyar uno de los pies en el suelo, levantar el otro e intentar atrapar cada balón que te va arrojar un compañero.
  • Mantén el balance muscular. Es importante que logres el balance perfecto entre cuádriceps e isquiotibiales para que las articulaciones funcionen correctamente.

Además de todo esto, es necesario que vigiles lo que comes. Nada hace más daño que el sobrepeso. A fin de reducir el mayor impacto sobre ellas, es necesario que controles tu peso corporal. Mientras menos carga tengan que soportar, menor será el impacto que reciban. Asimismo, debes cuidar cómo pisas. Si quieres optimizar los patrones de movimientos y cuidar las rodillas debes vigilar cómo caminas, corres o saltas. Y por supuesto, utilizar las zapatillas apropiadas.

Quieres llegar lejos, cuida tus rodillas

Cuidar las articulaciones no sólo es esencial para evitar lesiones, sino también para llegar lejos en cualquier disciplina deportiva. Si hasta ahora te has limitado a correr o practicar atletismo a nivel amateur, quizás porque no sabes cómo pasar al nivel profesional, la mejor solución a tu problema es conseguir una beca de atletismo en USA.

No tienes por qué limitar tu formación profesional. Gracias a Decoasports, la oportunidad de cursar estudios universitarios en Estados Unidos mediante una beca académica o deportiva, es una posibilidad que tienes a tu alcance. No te preocupes si no sabes cómo gestionar todo el papeleo que necesitas, ellos se encargan de hacer tu sueño realidad. Solo debes preocuparte de cuidar tus rodillas.

En definitiva, no arriesgues el futuro prometedor que tienes por delante realizando ejercicios o practicando algún deporte sin cuidar las rodillas. Recuerda que, con el tiempo, cualquier exceso que hagas ahora, se verá reflejado en tu rendimiento. Sigue estos prácticos consejos si quieres llegar a ser un profesional del atletismo.

Puntúe el articulo.

¡Entérate de las últimas novedades sobre becas en USA!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo noticias relevantes sobre Decoasports.

Política de Privacidad

¡Te has suscrito correctamente! Gracias por confiar en Decoasports.