Cómo prevenir las lesiones jugando al baloncesto | Decoasports

Lesión es una palabra que como deportista no quieres escuchar nunca en tu carrera. Algunos basquetbolistas de la talla de Greg Oden y Derrick Rose vieron comprometido su futuro deportivo a causa de una.  Si estás en pleno apogeo de tu carrera en este deporte, entonces debes aprender algunas consideraciones que permitirán reducir las posibilidades de una lesión. Al contrario de lo que muchos piensan, el plano psicológico es tan importante como el físico a la hora de prevenir lesiones en el baloncesto.

Consejos para evitar lesiones jugando al baloncesto

Todo entrenador te dirá que un óptimo estado en la condición física es fundamental para mantenerte fuerte y libre de lesiones en el campo. Y sí, un número importante de estas se producen cuando  el cuerpo carece de ello, pero eso no quiere decir que se deban descuidar las demás variables que inciden en la prevención. Si las tomas en cuenta todas, transitarás sin problema de juego en juego y, por qué no, podrás incluso ser merecedor de una beca de baloncesto en Estados Unidosaquel país que, como todos saben, es el epicentro mundial de este deporte.

Pero retomemos nuevamente el tema central. En términos generales, cuatro consejos serán suficientes para que no tengas que alejarte de las canchas durante meses. Existen algunas lesiones comunes como las del tobillo (esguince de ligamento lateral externo, tendinitis aquilea) o la de las rodillas (rotura del ligamento cruzado anterior, rotura de menisco) que son particularmente frecuentes en los basquetbolistas. Para evitarlas, solo debes tomar nota de estas recomendaciones para una vida libre de lesiones:

El descanso oportuno

Muchas veces por la presión en alcanzar el estado físico ideal, por practicar la puntería en los tiros o por preparar la pretemporada de los juegos terminas exigiendo a tu cuerpo más de lo que este puede darEs justo en estos momento de eleva tensión donde las lesiones son más probables.  Saber cuándo has llegado al tope es esencial para descansar el tiempo necesario para un nuevo entrenamiento. Pero el descanso oportuno no se queda allí: las ocho horas de sueño deben estar siempre garantizadas para que tus músculos puedan, al igual que tú, descansar luego de un arduo día.

Por otro lado, y a esto nos referíamos con el plano psicológico, debes también darle un descanso a tu mente de vez en cuando. No todo en tu cabeza debe girar en torno a una jugada, a una mala racha, a un objetivo a alcanzar o, la más común, al miedo a lesionarte; debes desconectarte de esto con frecuencia para que pienses con cabeza fría cuando recibas el balón en un momento importante.

Conseguir un buen calzado

El valor de un buen calzado es algo que todo buen entrenador debe tener en cuenta. En este punto hay varias recomendaciones a considerar: en primer lugar, el calzado que uses en la cancha debe adaptarse perfectamente tanto a tu anatomía personal, como a la posición que ocupas en el juego. En segundo lugar, cuando entrenes debes usar el calzado adecuado al tipo de superficie donde estés y, por supuesto, al tipo de ejercicio o práctica que desarrolles. Esto garantizará una mayor fricción y ajuste que evitarán movimientos en falso que propicien una lesión.

Otra cosa que debes considerar es no cambiar de zapatillas de forma muy abrupta. Si el modelo que usarás en el próximo juego difiere mucho en altura, forma o peso del anterior lo ideal es que lo uses previamente para que te acostumbres adecuadamente.

Nunca olvidar el calentamiento

Más que una obligación, el calentamiento previo a cualquier actividad física debe imponerse como hábito personal. Existen muchas teorías de cómo adecuar estos a la práctica del baloncesto, pero los mejores son los mixtos que favorecen tanto a que entres en el nivel psicológico en el juego, como a que estires y calientes todos los músculos que serán activados en cada movimiento. En este sentido, empieza primero entrenando con balón para entrar en calor y luego procede a hacer ejercicios estáticos (abdominales y movimientos para estirar la zona lumbar) los cuales combinarás con ejercicios dinámicos como escaleras de coordinación o  pequeños sprint de aceleración.

Incorporar la cultura de la protección

Usando recursos que contribuyen a minimizar los riesgos de una lesión cuando, a causa del sobreentrenamiemto, sientes ligeros dolores en un músculo. Los vendajes funcionales en la actualidad son capaces de colocarse en cualquier zona donde el deportista perciba alguna incomodidad. De igual forma, hoy día están de moda los vendajes neuromusculares (o cintas kinesiológicas, como también se les llama) que logran mejorar significativamente la práctica deportiva.

Tomando en cuenta lo reseñado, las probabilidades de lesionarse jugando al baloncesto se reducirán porcentualmente para ti. El compromiso que adquieras por cuidar tu estado físico puede llevarte a competir en la élite del deporteDecoaSport, en este sentido, puede ayudarte en el camino a jugar en un equipo norteamericano con sus codiciadas becas para estudiar en EE. UU.; su profesionalidad, su experiencia de 25 años y sus convenios con más de 1.000 escuelas del país garantizarán que tu talento no se vea desperdiciado.  Puedes buscar asesoría cuando lo desees para que ellos te orienten en caso de que creas tener lo necesario para que el baloncesto no sea solo un pasatiempo más en tu vida y pases a jugarlo de forma profesional.

Puntúe el articulo.

¡Entérate de las últimas novedades sobre becas en USA!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo noticias relevantes sobre Decoasports.

Política de Privacidad

¡Te has suscrito correctamente! Gracias por confiar en Decoasports.