Las lesiones más típicas al practicar natación y cómo evitarlas | Decoasports

Aunque la natación no es un deporte de contacto, las lesiones que puedes sufrir como nadador pueden ser tan comunes como las de cualquier otro atleta. Cuanto más sepas sobre las lesiones comunes al nadar, mejor podrás prevenir que ocurran. La natación no está exenta de riesgos. La mayoría de las lesiones están relacionadas con técnicas inadecuadas o uso excesivo.

La mayoría de las veces, los entrenamientos demasiado exigentes, la mala técnica o la falta de tiempo de recuperación son las causas principales de las lesiones. Comenzando desde la parte superior del cuerpo y trabajando hacia abajo, aquí te mostraremos las lesiones que tienes que evitar y los métodos de prevención que puedes adoptar.

Natación al más alto nivel

Es importante que sepas que la natación es conocida como el deporte más completo de todos, y si sientes que este deporte es tu vida y deseas dedicarle el tiempo completo, con la ayuda de becas deportivas USA podrás alcanzar tu sueño, ya que además de conseguir una beca durante los cuatro años que estudiarás, también se comprometen a guiarte durante este camino mejorando tanto tu nivel deportivo como tus estrategias de estudio.

Lesiones en el Cuello

Cuando nades con la técnica de estilo libre, debes mantener la cabeza en línea con la columna vertebral y tener los ojos mirando hacia abajo. Trata de no mirar hacia el frente como si estuvieras haciendo la brazada de pecho. Además, es aconsejable que evites girar demasiado la cabeza mientras respiras, para eso es mejor que rotes más el cuerpo ya que así tendrás menos necesidad de girar la cabeza.

En el caso del estilo mariposa y pecho, es importante que mantengas la cabeza alineada con la columna vertebral. Cuando llegue el momento de inhalar, coloca la cabeza en una posición que parezca más hacia abajo en lugar de mirar hacia adelante. Al hacer esto, tu cabeza permanecerá en una posición neutral, ayudando a eliminar cualquier lesión en el cuello. En ambos casos, es imprescindible realizar en el calentamiento ejercicios destinados específicamente a calentar esta zona.

Lesiones en el hombro

El hombro tiene una variedad de razones en cuanto a por qué puede afectarte. Las lesiones en esa zona pueden ser causadas por una mala técnica o un exceso o un aumento rápido de la carga de trabajo. También están asociadas a problemas de flexibilidad, como hipermovilidad (demasiado floja) o hipomovilidad (demasiado apretada).

Cuando el hombro está demasiado flojo, la bola del hombro puede desplazarse dentro de la cavidad, causando la consiguiente lesión. Cuando el hombro está demasiado apretado debido a la falta de flexibilidad, pueden ocurrir desgarros en el tejido blando del hombro.

La mala técnica combinada con el uso repetitivo te puede provocar lesiones en el manguito rotador. Esta lesión se caracteriza por inflamación y dolor agudo en el hombro que empeora a medida que el brazo se extiende.

Para que evites una lesión, debes asegurarte de nadar con la técnica correcta. El sobreentrenamiento o la natación con falta de tiempo de recuperación adecuado supone que los músculos estabilizadores del hombro ya no funcionan correctamente, lo que te puede provocar una lesión. No aumentes repentinamente la cantidad o intensidad de tus entrenamientos de natación, no importa cuánto disfrute del tiempo en el agua.

Lesiones en las rodillas

Son lesiones que te pueden surgir a través de la ejecución de la patada de braza o pecho. Específicamente, cuando extiendes las piernas y las juntas como parte de la fase propulsora de la patada, la rodilla pasa por una rotación externa en donde el ligamento colateral medial y el ligamento interno de la rodilla, se encuentran bajo tensión irregular.

Para evitarlo no realices un solo golpe de natación, toma períodos de descanso durante el año y realiza los ejercicios de calentamiento y estiramiento adecuados antes de una sesión de natación.

Otras lesiones

De igual forma puedes presentar otras lesiones adicionales durante la natación, como tendinitis del pie o del tobillo por movimientos repetitivos de patadas. El síndrome de estrés en el codo y otras lesiones en las manos o muñecas pueden ser el resultado del movimiento de tracción de la parte inferior de los brazos y las manos a través del agua. Aunque son menos comunes, estas lesiones te pueden doler tanto como las del hombro, cuello y rodillas.

Si con todas las lesiones mencionadas te desmotiva este deporte, no te preocupes, porque de igual forma puedes inclinarte por una beca académica en USA para lo cual contarás con una universidad del mayor prestigio.

Las lesiones más típicas al practicar natación y cómo evitarlas
Puntúe el articulo.

Pin It on Pinterest

Share This