Practicar golf no es tan sencillo como parece. Una vez que dominas las técnicas esenciales para lograr un tiro perfecto, los tiros comienzan a hacerse más difíciles, logrando ponerte en un verdadero aprieto si no estás preparado.

Pero no te preocupes. No hay búnker que no puedas superar con práctica y la técnica correcta. Precisamente, en este artículo encontrarás algunos consejos para salir airoso hasta del obstáculo más complicado al que tengas que enfrentarte.

Elige el palo correcto

Lo primero que aprenderás al obtener una beca de golf en USA es que elegir el palo correcto es de vital importancia para hacerle frente a cualquier búnker.

Por ejemplo, para salir de un búnker de arena, necesitarás un palo denominado Sand Wedge para poder hacer un disparo limpio y con la suficiente elevación. Además, evitarás el retroceso que normalmente la arena provoca.

Elegir el palo correcto es lo más importante para superar el búnker. Cada sand wedge está formado por un rebote que evita directamente que la cabeza del palo golpee el suelo de forma directa y así evite el retroceso de la arena. También incluyen una base corta que te da el alcance suficiente para golpear la pelota sin golpear el suelo.

Debido a que en este tiro es realmente importante evitar golpear la arena, el sand wedge tiene un ángulo entre 10 y 16º que puedes elegir de acuerdo al grado de inclinación del búnker. El rebote de este palo te permitirá golpear la bola al ras del suelo, evitando que la arena detenga el swing y te permita una salida limpia del búnker.

La elevación lo es todo

Debes mantener tu mirada firme en el objetivo que es elevar la bola para salir del búnker sin contratiempos.

Para esto debes situar la cabeza del palo detrás de la bola y apuntar siempre a tu objetivo. El golpe debe ser más como una explosión que como un choque, ya que de esto depende que la bola se impulse correctamente hacia el exterior del búnker.

Para esto, también se debe prestar mucha atención a las capas de la bola que estás usando. Si tienes la oportunidad de elegir, puedes tomar una de número 5. Esta cuenta con capas manejables que te ofrecen la posibilidad de aprovechar el peso y el rebote a tu favor a la hora de acercarte un poco más a tu objetivo.

La elevación tiene todo que ver con el peso de la bola. De esto depende la fuerza que debas poner en el disparo para lograr la altitud suficiente para alcanzar tu objetivo sin perder la bola.

Mantente apuntando al hoyo

Una de las recomendaciones claves que te repiten constantemente al conseguir una beca académica en Estados Unidos para jugar golf es no perder nunca de vista el objetivo.

Durante todo el proceso de preparación siempre debes apuntar al hoyo. Para ello, debes mantener la cara del palo con miras al objetivo. El loft que obtendrás con el golpe debe cortar la bola y darle la elevación suficiente.

Otro movimiento necesario es situar la cabeza del palo detrás de la bola apuntando al hoyo desde su ubicación. En ese sentido, primero debes abrir la cara del palo y luego coger el grip al tirar. Todo esto, sin perder de vista el objetivo final, que es lo que dará la precisión correcta para acercarte al hoyo luego de la elevación.

Aprovecha tu posición

Cuando estás en un búnker de arena, debes aprovechar tu posición en lugar de verla como un simple obstáculo.

Ponte cómodo y observa todas tus posibilidades para lograr un tiro perfecto. Por ejemplo, puedes enterrar tus pies en la arena para una posición más favorable para el tiro. También puedes flexionar las rodillas como si fueses a sentarte, de manera que tengas el impulso necesario.

Igualmente, no es recomendable que te posiciones sobre la bola para hacer el tiro. Debes distanciarte al menos 4 cm por detrás. Siempre tu mano fuerte debe dominar el movimiento para una mayor precisión y levantar la bola aprovechando todo el movimiento de tu cuerpo, así como las condiciones de tu posición y de tu entorno.

Mantén la concentración

Lo más importante para salir del búnker es que te concentres. Mantener la concentración es la mejor forma de obtener resultados favorables a la hora de realizar el tiro. Evita centrarte en la profundidad o dificultad del búnker y piensa cómo puedes salir de ello rápidamente.

Esto no significa que dejes de advertir todos los detalles que podrían ayudarte a salir del búnker, sino a evitar desesperarte ante la situación. Debes mantener una mente controlada y serena para lograr hacer un disparo certero. Concéntrate en el curso de la bola y no desvíes tu mirada del hoyo. Con mucha práctica y entrenamiento, los obstáculos se te irán haciendo más sencillos.