La natación al igual que muchos deportes, requiere del aprendizaje de ciertos requerimientos tanto técnicos como de preparación previa. Además de ayudarte a evitar lesiones de cualquier tipo, te permitirán un mejor rendimiento.

Queremos compartir contigo algunas claves fundamentales para que puedas tener un entrenamiento mucho más eficaz a partir de ejercicios tanto fuera como dentro del agua.

¿Cómo ser más resistente al nadar?

Que como nadador tengas como una de tus principales cualidades la resistencia, te hará mucho más eficiente en las brazadas. Esto se traducirá en rapidez y aguante en el momento de realizar cualquier distancia. Por esta razón, te mostramos algunos aspectos que te ayudarán a mejorar:

  • Apóyate con un profesional titulado: Es fundamental que inviertas en clases de natación. Esto perfeccionará tu técnica de nado. Para esto, es imprescindible que cuentes con buenos profesionales que te ayuden a detectar errores para mejorar en la ejecución.
  • Aprende cómo dominar la respiración: Que puedas encontrar un patrón respiratorio adecuado es primordial. Esto te permitirá mantener ritmos constantes durante tiempos prolongados.
  • Ejercita tu condición física: Ponte metas motivantes y de alcance que te desafíen como nadador.
  • Fortalece el tren superior e inferior: Esto se consigue trabajando con series que involucren brazos y piernas para potenciar ambas regiones por separado.
  • Utiliza material auxiliar: Como por ejemplo flotadores que te ayuden a mantener posiciones adecuadas.

 

Entrenamiento eficaz en seco: 5 claves

Un buen entrenamiento en seco perfecciona la técnica y tonifica de manera diferente.

Aquí te proponemos 5 claves para incluir en tu ejercitación habitual de nado:

  1. Realiza Pressde banca y Pullover: Los pectorales y los dorsales son elementales dentro de esta práctica. Sus ejercicios son simples, efectivos y pueden ser ejecutados con barras o mancuernas.
  2. Practica vuelos: Sirve para fortalecer los músculos (anterior, posterior, lateral) de los hombros. Se realizan con mancuernas para simular unas alas, los cuales requerirán movimientos diversos que requieran el esfuerzo de diferentes músculos a la vez.
  3. Haz abdominales y espinales: El entrenamiento del “core” es primordial dentro de la natación. Incluye músculos de la zona media, indispensables para alcanzar la estabilidad del cuerpo. Hacer planchas, abdominales y utilizar los famosos superman serán el trinomio perfecto para el fortalecimiento de la misma.
  4. Ejecuta sentadillas en barra: Este ejercicio es de suma importancia dentro del desarrollo de cuádriceps, isquiotibiales, glúteos, aductores y pantorrillas. En él se involucran los flexores de la cadera al demandar firmeza en el core para proporcionar estabilidad y equilibrio.

Lo esencial es poder ir incrementando de forma paulatina las cargas y cuidar la técnica al realizar las sentadillas.

  1. Utiliza flexiones y dominadas para trabajar el propio peso corporal. Una combinación equilibrada de estas rutinas permitirá ejercitar no solo la musculatura del pecho, sino también el fortalecimiento de hombros y espalda.

Entrenamiento eficaz dentro del agua: 5 claves

Las claves fundamentales para que puedas llevar a cabo un nado eficiente son:

  1. Posición del cuerpo: Considera que debes adoptar la posición correcta que te ofrezca el menor nivel de resistencia en el momento del avance. Esto se consigue teniendo en cuenta:
  • Posición hundida de la cabeza.
  • Buena movilidad del tobillo (extensión de pie y piernas).
  • Control del core para activar el abdomen.
  1. Perfección del rolido y alineación: Se recomienda la rotación del cuerpo de un lado a otro. Ayuda a alargar la brazada para alcanzar mejores posiciones hidrodinámicas. Además, recuerda mantener patadas constantes para conservar la alineación del cuerpo.
  2. Brazada subacuática y sensibilidad con el agua: La clave está en sentir el agua y hacer ejercicios de remadas para optimizar la sensibilidad.
  3. Ritmo de brazada adecuado a tu cuerpo: Es uno de los aspectos más personales dentro de los entrenamientos acuáticos. Siempre surge la pregunta de cuántas brazadas debes hacer y la respuesta dependerá del tipo de nadador. Hacer menos no siempre es lo mejor.

A mayor amplitud y tamaño de la mano, las frecuencias de brazadas han de disminuir y viceversa.

  1. Deslizamientos y desplazamientos adecuados: Se trata de tener “paciencia” si eres principiante. Realiza deslizamientos pausados y bien coordinados de cada una de las extremidades sin apresurarte en búsqueda de más velocidad. Las buenas técnicas se consiguen con movimientos lentos.

 

La educación y el deporte de la mano

Si eres de los que sueñas con irte a los Estados Unidos a estudiar y seguir formándote dentro de la natación o cualquier otro deporte, esto te interesa.

¿Sabías que existen diferentes opciones a las que puedes optar para poder estudiar en ese país? Conseguir una beca de natación en USA es una de ellas. Podrás compaginar tus estudios, pero además dedicarte a tus entrenamientos dentro de las mejores instalaciones con el propósito de ampliar tus perspectivas profesionales a futuro.

En caso de tener un alto nivel académico, una beca universitaria en EEUU es ideal para que puedas realizar tus estudios. Están reservadas solo para los mejores y pueden llegar a cubrir hasta el 100? gastos de matrícula dependiendo de la financiación que ofrezca el centro.

Evalúa tus opciones y apúntate para una beca con la que puedas competir y estudiar entre los más sobresalientes.