Aterrizaje: mecánica e importancia en el fútbol | Decoasports
La valoración de los visitantes
[Total: 0 Average: 0]

En la vida es necesario aprender a gatear antes de siquiera dar un paso y saber caminar primero antes de correr. Este mismo principio es aplicable en el deporte, sobre cuando se trata de mejorar alguna técnica en particular, por ejemplo, la mecánica del aterrizaje en el fútbol.

Si bien esta técnica es esencial en muchas habilidades deportivas, en años recientes es cuando se le ha dado la relevancia que tiene. Para comprender la importancia de un eficaz y correcto aterrizaje es preciso que conozcas los principios biomecánicos de la técnica. Solo así podrás maximizar tu rendimiento y minimizar las posibles lesiones.

Por qué es fundamental dominar la técnica del aterrizaje

Si tu principal meta en la vida es convertirte en un jugador profesional de fútbol necesitas dominar el arte de un buen aterrizaje. De hecho, tu futuro como deportista depende de ello. Por supuesto, alcanzar tus sueños en este sentido requiere más que aprender técnicas deportivas.

El primer paso para lograr ese sueño tan importante es buscar la asesoría de empresas como Decoasports, expertos en gestionar beca de fútbol en USA con resultados garantizados. Si quieres ser una estrella en la élite del fútbol mundial, Decoasports es la empresa ideal para ir a EEUU con una beca de fútbol.

El siguiente paso depende mucho de ti y del entrenamiento que realices para mantenerte en forma, alcanzar el máximo rendimiento y, sobre todo, evitar el riesgo de lesiones que puedan dificultar tus metas a corto, medio o largo plazo. De ahí que debas poner especial interés en aprender y perfeccionar la mecánica del aterrizaje.

Dominar la técnica del aterrizaje es fundamental en las competiciones de fútbol a cualquier nivel. Incluso es una maniobra deportiva extremadamente habitual, por ejemplo, aterrizar con una o ambas piernas después de disputar un balón aéreo con un rival, saltar para cabecear o atraparlo en el aire.

Los aterrizajes en el fútbol demandan un óptimo rendimiento técnico que garantice una absorción correcta y eficiente de las distintas fuerzas de impacto que se generan tras el contacto de tu pie con el suelo. Si el aterrizaje es suave mucho mejor, ya que las posibilidades de lesiones son menores.

Por tanto, conviene que aprendas a absorber cualquier fuerza con los músculos, no con las articulaciones. Es preciso enfatizar que las tareas de aterrizajes implican fuerzas de alto impacto asociadas con diversas lesiones en el tobillo, entre ellas, esguinces de ligamentos, ruptura del ligamento cruzado anterior o lesiones en el tendón rotuliano.

Por ello es vital que aprendas a saltar y, más importante aún, que sepas cómo aterrizar de forma adecuada, incluso antes de que intentes minimizar el tiempo que tardas en hacer contacto con el suelo, ya sea en un entrenamiento o en un juego de fútbol. En cualquier caso, recuerda siempre que tu principal enemigo es la “gravedad”.

Así que nunca te olvides de ella, mucho menos de los efectos que ejerce en el cuerpo en forma de fuerzas internas articulares, indistintamente si estas aprendiendo a saltar o intentas mejorar la fuerza explosiva. En cualquier fase de entrenamiento debes poner especial interés en dominar el salto, pero sin olvidar la manera correcta de aterrizar.

Puntos clave para una correcta técnica de aterrizaje

Dado que el cuerpo es una cadena cinética, si durante un aterrizaje una de tus articulaciones principales termina comprometida, es posible que la energía que se produce se transfiera de forma proximal a otra articulación de la cadena. Minimizar esa posibilidad es la clave. Estos consejos te pueden ayudar:

  • Flexionar de forma activa caderas, rodillas y tobillos.
  • Evitar la incorrecta postura de zancada (“striding out”).
  • Mantener una posición neutra del pie.
  • Asegurar de forma coordinada el control neuromuscular.
  • Estar alerta al movimiento del tronco.

Además, es importante que recuerdes que, en cualquier deporte, en particular en el fútbol, existen distintos tipos de aterrizajes, en muchos casos influenciados por múltiples factores, entre ellos estos:

  • El espacio donde se realiza el aterrizaje.
  • Las restricciones que imponen las reglas del deporte.
  • El posicionamiento entre oponentes y compañeros de equipos.
  • La necesidad de ejecutar otra habilidad de forma simultánea, por ejemplo, cabecear un balón antes de aterrizar, etc.

Ten en cuenta que, a la hora de saltar y aterrizar, la gravedad y la masa son constantes, por ende, es la altura a la que consigues elevar tu centro de masas desde el suelo lo que al final rige tu fuerza potencial, así como la energía cinética necesaria al momento de hacer contacto con el suelo.

En todo caso, es fundamental que seas capaz de disipar la energía cinética una vez que tu pie aterrice en el suelo. En general, los primeros 50 milisegundos durante un aterrizaje se conocen habitualmente como fase de impacto o pasiva, así que es poco probable que logres activar los músculos como respuesta a las repentinas fuerzas de impacto.

Descuidar algún aspecto fundamental de esta técnica es contraproducente en todos los sentidos. No solo puede aumentar el riesgo de lesiones, sino también afectar de manera significativa jugar fútbol a nivel profesional. Es un asunto que debes considerar y trabajar de forma consecuente.

¡Entérate de las últimas novedades sobre becas en USA!

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo noticias relevantes sobre Decoasports.

Política de Privacidad

¡Te has suscrito correctamente! Gracias por confiar en Decoasports.