Hoy vamos a desgranar los 8 pilares y aspectos que todo niño deportista necesita trabajar, fomentar y fortalecer para que tenga el éxito soñado en su deporte.

Gracias a estos 8 aspectos, el deportista tendrá las cosas más fáciles para poder triunfar y dedicarse a aquello que siempre ha querido, no obstante cabe señalar que siempre, siempre influye la suerte: como las lesiones, las personas y otras circunstancias que no pueden impedirse.

Pero yendo el foco de la cuestión los 8 elementos que maximizarán notablemente las posibilidades de triunfar en un deporte, sea cual sea son los siguientes:

Genética. En este macro elemento debemos agrupar diferentes aspectos como:

Físico.

Es muy común la frase de “cuenta con un físico privilegiado” esto se refiere a la envergadura, a la fuerza, la altura, velocidad, flexibilidad y técnica. Es cierto que en el físico influye mucho las condiciones innatas, pero todas las características nombradas pueden ser trabajadas y mejoradas.

Condiciones técnicas.

Los movimientos, la precisión, agilidad… son aspectos muy precisos y concretos en los que se hace mucho hincapié en los entrenamientos, aunque es cierto que algunos deportistas vienen de casa en mejores o peores condiciones, pero sin ninguna duda este es un pilar muy importante que a veces suele inducir al error ya que acapara demasiado protagonismo frente a los otros.

Inteligencia.

Es la capacidad de aplicar la astucia, rapidez de análisis, economizar esfuerzos, efectividad y coherencia en el juego y deporte que se esté aplicando. Es la conocida “visión de juego” o inteligencia deportiva.

Motivación.

Esta es la fuerza mental, insistencia, perseverancia, esfuerzo, tenacidad… que el jugador aplica al deporte en cuestión. Si para un jugador, su deporte no es lo más importante y donde es realmente feliz, seguramente le dedique menos atención, ilusión y motivación que a otros aspectos, con lo cual lo tendrá más difícil.

Trabajo de fondo.

Aquí también intervienen aspectos innatos o suerte, pero sí que es cierto que muchas lesiones son evitables con trabajo y buenos hábitos, por ello se debe hacer, aunque nunca lo garantiza al 100%.

Psicología deportiva o resistencia.

Este ámbito psicológico y la capacidad de sobreponerse a las circunstancias negativas o desfavorables es tan clave como la motivación. Es cuando un jugador es incombustible y su rendimiento o sus ganas no disminuyen ante lesiones, cambios de entrenador, partidos desfavorables, un mal arbitraje o cualquier situación desfavorable.

La personalidad.

Esta sería relacionada a la actitud del deportista, si es responsable, constante, y su manera de trabajar y funcionar. Es cierto que la personalidad se traslada a los hechos y los hechos pueden ser cambiantes según las circunstancias, por ello, los entrenadores han de trabajar las condiciones humanas para favorecer y potenciar el bienestar y pleno desarrollo de los jugadores.

Optimismo.

Se conoce que el jugador que disfruta suele tener unas mejores perspectivas que el jugador que solamente se machaca y se exige. Aunque exigirse es una cualidad positiva, nunca ha de afectar a la motivación o psicología.

Estos son los 8 pilares que se han de contar a la hora de trabajar en la carrera de un deportista, siendo consciente de que todo es inmutable y hay que trabajar con la consigna de preservar los aspectos positivos y mejorar los negativos. A través del ánimo, arropo y exigencia de los jugadores.

8 Fórmulas para saber si tu hijo tiene futuro en el deporte.
3.6 (72.31%) 13 votes

Regístrate a nuestra newsletter y mantente informado de las últimas noticias.

Prometemos no enviarte SPAM!

Te hemos enviado un correo de confirmación!! revisa tu carpeta spam si no aparece en tu bandeja de entrada. ¡No olvides confirmar!

Pin It on Pinterest

Share This